05 BIS

Podría ser el nombre de una compañía de teatro, pero es más bien un área experimental para jugar con las artes escénicas.

Cuando nosotros hablamos de proyectos artísticos no los diferenciamos de aventuras que transforman, y por lo tanto educan, o cultivan, a las personas que participan, tanto como al entorno en que esas actividades se muestran. Son por tanto, hechos educativos, pero van más allá de lo reglado y responden a necesidades de cualquier edad.

El escenario tiene la virtud de reunir varias artes y varias ciencias: Las relacionadas con la palabra, las  artes plásticas, las tecnologías, la música, lo corporal y la expresión que no es verbal, de gestos, acciones y situaciones.

Es por lo tanto un campo de enorme interés, tanto para la formación de los adolescentes que pueblan un instituto, como para cualquier persona con inquietudes venga de donde venga, pues las artes escénicas engloban un conjunto de conocimientos y destrezas completo, que sirve también para reflexionar y para entrenar la capacidad de gestionar las emociones.

Organizar un espectáculo es un desafío cargado de sentido que puede abordarse desde muchos ángulos (literario, luz y sonido, escenográfico, actuación, etc) ofreciendo por tanto a cualquiera la posibilidad de adaptarse y elegir su actividad conforme a lo que más le guste, sin dejar de aprender de paso de lo que tiene a su alrededor. Un desafío individual y colectivo, que va a dar ocasión a todo tipo de encuentros.